miércoles, 17 de noviembre de 2010

TWINKLE TALE (MEGA DRIVE)



Todas las consolas tienen títulos oscuros, y cuando decimos oscuros, no nos referimos a títulos malditos o de terror, si no a títulos muy poco conocidos por la mayor parte de los aficionados, títulos que atesoran una gran calidad pero por diversas razones pasaron desapercibidos en su época para la mayor parte del público, ya sea por la competencia de otros lanzamientos, porque su género es minoritario, por su escasa tirada, o porque provienen de una pequeña compañía que no dispone de ingentes cantidades de dinero para promocionarlo, el caso es que muchos de ellos se quedan en su país de origen, y en el caso de las videoconsolas casi siempre suele ser Japón.

Y es aquí, en nuestros días, cuando gracias a la emulación y a la importación los jugadores occidentales vamos descubriendo esas pequeñas joyas, que pasan de la oscuridad a brillar con luz propia. Twinkle Tale el título que nos ocupa hoy es uno de ellos. Un “run and gun” cenital, tan completo en todos sus apartados como raro de ver y conseguir.


Twinkle Tale es un Shoot em up de perspectiva cenital, al más puro estilo Knightmare, Mercs o Shock Troppers. Programado por la desconocida Wonder Amusement Studio en 1992, se alejó de la ambientación del clásico conflicto bélico militar para ambientar el juego en un mundo fantástico lleno de monstruos y magia. El juego nos cuenta la leyenda de una hechicera llamada Saria, a la que corresponde la clásica tarea de derrotar al malvado de turno, el mago negro Gadou que ha ido raptando a otros poderosos magos incluido nuestro maestro, y que amenaza nuestro mundo Alpherion.

Twinkle Tale a diferencia de la mayoría de los juegos del género, pone a nuestra disposición todos los tipos de armas disponibles al principio del juego, que podremos ir cambiando según la situación lo requiera y cuando queramos presionando el botón C del pad de control. Estas armas o mejor dicho disparos son de tres clases diferentes, El primero es una especie de estrellas que abarcan un gran rango de pantalla y tiene un daño medio, el segundo disparo es más directo, abarcando menos rango pero de una potencia superior, y el tercero será el clásico disparo que sigue a los enemigos hasta impactar contra ellos, muy útil pero de una potencia bastante inferior a los otros.


Además cada uno de ellos puede ser potenciado desde el nivel básico a su máxima potencia obtenida cuando lleguemos al nivel 3, esta potenciación se consigue al coger unos orbes que encontraremos repartidos por los niveles, este aumento de nivel lejos de ser permanente nos durara tanto como tengamos la habilidad de evitar los impactos de los enemigos, ya que recibir un impacto implicará que la arma que estemos usando baje de nivel un punto, y también por supuesto la reducción de nuestra barra de vitalidad, la cual será un poco más grande conforme avanzamos los niveles como si de un aumento de nivel típico de los RPG se tratara.

Además de estos disparos tenemos la clásica “magia” que todo shoot em up que se precie suele tener, estas pueden ser de dos tipos, ambas podemos activarlas al pulsar el botón A, una tiene capacidad de seguimiento de los enemigos y la otra está más focalizada. Lo cual las hará más convenientes para según el tipo de situación en la que nos encontremos.
El movimiento de Saria es ágil, se mueve por la pantalla con gran respuesta al pad de control, cosa muy necesaria ya que la acción del juego es rápida también y pese a no tener una dificultad elevada, hay situaciones bastante exigentes.





Nuestra aventura tendrá lugar a lo largo de nueve niveles, suficientes en un juego de este género que además acompañados por la curva de dificultad nos darán para muchas horas de diversión, todos ellos son de naturaleza variada con unos escenarios bastante diferenciados gracias a la temática del juego. Cada uno de ellos contara con un enemigo final de gran tamaño, algunos de ellos muy espectaculares y bien hechos, los cuales son también desafiantes aunque como es habitual es cuestión de aprender sus patrones de ataque para salir victoriosos del enfrentamiento tras unos cuantos intentos. Además el juego nos obsequiara con una fase al más puro estilo shoot em up de scroll vertical, en el que nuestra protagonistas volará.

Una variedad de escenarios y situaciones que se agradece enormemente y contribuye a mejorar la ya de por si buena jugabilidad del título alejándose de las típicas fases en las que solo tenemos que disparar a todo lo que se mueva mientras esquivamos los proyectiles enemigos, Twinkle Tale en muchas ocasiones pondrá a prueba nuestra habilidad con algunos elementos del escenario que pueden hacernos perder una vida como por ejemplo algunos caminos suspendidos a gran altura en una fase por los cuales debemos de caminar con cuidado mientras combatimos ya que un paso en falso puede acabar con la vida de nuestra hechicera aplastada contra el suelo (cosa ilógica por otra parte, ya que como se puede ver en otras fases tiene la capacidad de volar).





Pese a ser un juego que se supone que es de un presupuesto discreto y que salió hacia la mitad de la vida de Mega Drive, donde el hardware de la consola empezaba a exprimirse en su lucha contra la Snes, su apartado técnico es bastante encomiable, sin llegar al nivel de los grandes títulos técnicamente hablando del sistema, Twinkle Tale nos muestra unos gráficos detallados aunque los escenarios pecan un poco de simplicidad en ciertos momentos, y también se echa en falta algo más de colorido en los mismos tratándose de un juego de temática fantástica, por otra parte también necesitaría algo más de definición en los mismos, si los comparamos por ejemplo a los de un juego similar como puede ser el Pocky and Rocky de su rival Snes se quedan algo por debajo.

Aun así cumplen su cometido sobradamente, regalándonos un diseño artístico notable en ocasiones, tanto en las estructuras de los escenarios como en los enemigos, sobre todo en los magníficos enemigos finales de naturalezas variadas como por ejemplo una enorme araña o un árbol viviente que ocupa gran parte de la pantalla. Mención especial también a los fondos que podemos observar desde las alturas de algunos escenarios y a la suavidad del scroll como solía ser habitual en los juegos de Mega Drive. El look artístico tiene un toque anime de corte medieval fantástico muy encantador que gustara a todo tipo de público.






Por su parte el apartado sonoro nos ofrece una banda sonora increíblemente buena, con melodías muy bien realizadas y con una calidad muy buena teniendo en cuenta las limitaciones del sistema en este sentido, no pasaran a la historia pero acompañan perfectamente a la acción. Los efectos sonoros y como solía ser habitual en Mega Drive son correctos y con una gran variedad pero pecan de tener un sonido algo “enlatado” y eso que en Mega Drive se han visto efectos sonoros de muy buena calidad.
El éxito de Twinkle Tale por alguna razón no fue el que cabría esperar para un juego tan correcto, su distribución quedó relegada solo al país del sol naciente y no contó nunca con adaptaciones a otros sistemas ni secuelas, como decíamos en la introducción de este análisis, es uno de esos juegos que en su momento pasan desapercibidos, tal vez eclipsado por otros lanzamientos contemporáneos, o por su escasa tirada Twinkle Tale se ha convertido en una pieza de coleccionista dentro del catálogo de Mega Drive y no es raro verlo hoy en día en subastas con precios bastante altos.





Por lo que para la mayoría de los aficionados queda relegado a la copia digital ya sea emulándolo o con un Everdrive, el caso es que además podemos disfrutar de una versión localizada al inglés por lo que será más fácil que nos enteremos de la historia que se nos va contando, no hay mal que por bien no venga.
Un juego muy recomendable, de lo mejor en el género en Mega Drive, queda por detrás de los fabulosos Pocky and Rocky de Snes, pero no por ello debéis dejar de probarlo.

Análisis revisado y completado en Octubre de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario