jueves, 27 de noviembre de 2014

ICE CLIMBER (NES)

Esquimales escaladores con abrigos de colores, grandes mazos de madera con los que abrirnos camino a través de la montaña, frutas y hortalizas que esperan ser recolectadas en la cumbre de la montaña, yetis, focas, pájaros, osos polares y un pterodáctilo al que el manual llama cóndor, ¿cómo enemigos? Solo podría ser un juego de la década de los 80, donde la imaginación y la diversión primaban a la “realidad” que hoy algunos buscan. Y es que tras esta rápida descripción se encontraba un juego adictivo, difícil que sin grandes alardes técnicos podía tenerte un buen rato pegado frente al televisor, estamos hablando de Ice Climber para NES/Famicom.




Ice Climber vio la luz en un lejano 1985 para la NES/Famicom de Nintendo, fue uno de los primeros títulos de la consola, y ya en Europa fue título de lanzamiento un año después con cierta censura que explicaremos luego.
A diferencia de otras licencias que aparecieron por la época en la exitosa consola de Nintendo, Ice Climber nunca ha tenido continuación, a pesar de su buena aceptación, no podemos hablar de él como una de las sagas eternas de Nintendo al estilo Metroid, Zelda o Mario. Su aparición a lo largo de estas generaciones de consolas es básicamente testimonial a modo de cameo y una aparición de sus personajes como luchadores en los Smash Bros de Game Cube y Wii, pero quien sabe, tal vez algún día a Nintendo se le ocurra la idea de reimaginar el juego y lanzar una nueva versión para alguna de sus consolas como paso con Kid Icarus.


Publicado por: Nintendo
Desarrollado por: Nintendo
Sistema: NES

Otras versiones: Nec PC88, Sharp X1, Arcade (VS), Tienda virtual (Wii, Wii U, Nintendo 3DS).
Género: Plataformas
Año:1984


Ice Climber no tiene una historia elaborada simplemente debemos ayudar a dos pequeños esquimales escaladores llamados Popo con el abrigo azul y Nana con el abrigo rosa, (si jugamos en el modo individual manejaremos a Popo), a llegar a la cumbre de la montaña, no hay una historia elaborada, aunque en la cumbre nos espere comida, no está relacionada con el objetivo más que lo que nos muestran al principio de cada nivel, al enorme pajarraco elevándose hacia la cumbre con la comida.

Para ello debemos de escalar las 32 montañas que nos propone el juego, para llegar a la cima de cada una debemos superar los 8 niveles de los que se corresponde, abriéndonos paso a través de los bloques que nos impiden el avance con nuestro mazo y nuestro salto a la vez que esquivamos a los graciosos pero peligrosos enemigos.

Ice Climber tiene la estética de un clásico juego de plataformas de pantalla fija de la época, es más al igual que en muchos de esos juegos si caminamos a través de un borde lateral (derecho o izquierdo) de la pantalla apareceremos mágicamente por el lado opuesto, pero tiene la particularidad como bien indica su nombre que nuestro objetivo es escalar montaña, para ello y para dar amplitud a los niveles se le dotó de scroll vertical, un scroll eso sí que una vez que sube no vuelve a bajar por lo que si caemos al precipicio en el límite inferior de la pantalla no habrá opción de volver a escalar otra vez, si no que perderemos una preciada vida.


Los bloques que nos encontraremos en nuestro camino pueden ser de diferentes tipos, lo cual marcara nuestra estrategia de ascenso, los hay básicos, rompibles, que son los que tenemos que golpear mientras saltamos con nuestro martillo para ascender, otros son rompibles pero una vez ascendamos y los pisemos harán un efecto cinta transportadora que si nos quedamos quietos o avanzamos en su dirección nos tiraran rápido por el hueco más próximo hacia el nivel inferior, ir en la dirección contraria nos ralentizara y hará que nuestro salto sea menos largo, por lo cual tenemos que tener planificado cual será nuestro próximo movimiento una vez los pisemos.

Por otra parte están los bloques irrompibles que lógicamente resistirán el impacto de nuestro mazo, y por ultimo tenemos los pilares, secciones verticales que no podemos atravesar ni romper pero que los enemigos sí.

Además en nuestro ascenso en algunas montañas nos encontraremos también con nubes que irán desplazándose de un lateral a otro de la pantalla a velocidades variables y que serán fundamentales para pasar de ciertos niveles a otros ya que nos servirán subiéndonos a ellas para alcanzar alturas de otro modo insalvables.

Popo y Nana


Por lo tanto la mecánica del juego tiene poco más que explicar, comenzamos en la base de la montaña, y debemos ascender los diferentes niveles escalando mediante nuestros saltos, a veces el firme del nivel superior nos impedirá el avance por lo que debemos de buscar donde es rompible para golpearlo con nuestro martillo mientras saltamos y así abrir un hueco por el que acceder mediante otro salto, debemos planificar bien por donde subir por lo que además de fijarnos en la estructura del nivel inmediato, debemos también observar la del siguiente para ir siguiendo la ruta más fácil posible. A veces en ciertos estamentos se irán formando unas estalactitas que cuando lleguen a su máximo tamaño caerán por su propio peso haciendo que perdamos una vida si nos cruzamos en su caída, se pueden eliminar con nuestro mazo pero lo mejor es no entrometernos en su caída.


Esto no será el único obstáculo que nos encontraremos ya que también unos pocos enemigos nos incordiaran en este ascenso, por lo que también debemos saber como actúan.
Tenemos 2 enemigos básicos los yetis que pasean por los diferentes niveles de la montaña que tienen obsesión por reconstruir todos los huecos que vean en su camino, en cuanto encuentren uno darán la vuelta a su guarida (en los bordes de la pantalla) y volverán con un trozo de hielo con el que repondrán dos bloques faltantes en el firme, el contacto con ellos es mortal, pero no son enemigos especialmente molestos ya que incluso a veces, el que repongan huecos del firme nos ayudara en nuestro ascenso sobre todo cuando regeneren zonas que ya por defecto venían sin él y nos permitan acceder mejor al nivel superior. Por otra parte tenemos unos pajarracos bastante molestos cuya única intención es incordiar, volaran por los niveles superiores pero pronto se acercaran a nosotros, podemos derribarlos con nuestro martillo pero muchas veces se nos acercaran en el momento más inoportuno y su contacto hará que perdamos una vida.



Por ultimo tendremos un invitado al que no veremos habitualmente pero cuando pasemos demasiado tiempo para subir un nivel aparecerá con no muy buenas intenciones un oso polar con gafas de sol nos apremiara a que avancemos. Mal asunto cuando se nos presente, ya que pese a que podemos eliminarlo también, no será tarea fácil y lo más seguro que será el quien termine con una de nuestras preciadas vidas ya que su modo de actuar es golpeando el firme para que el scroll se eleve un nivel de la montaña por lo que si nos pilla en el nivel más inferior de los visibles perderemos una vida.

Terminando ya con la fauna del juego tenemos al cóndor, que lejos esta de ser un pájaro ya que en realidad es un dinosaurio como comenté antes, no es un enemigo al uso ya que no nos atacara ni podemos eliminarlo, tras la fase de bonus lo veremos sobrevolando la cima de la montaña debemos intentar de un certero salto agarrarnos a sus patas para conseguir el bonus bueno.


La fase de bonus que antecede a este último, aparece luego del nivel 8 de la montaña y consta de un nivel helado en el que tendremos es ascender hasta alcanzar la cima de la montaña, este nivel de bonus está libre de enemigos, pero en el harán acto de presencia 4 hortalizas que debemos recoger para aumentar nuestros puntos. Hasta aquí todo parece sencillo, pero la tarea no es tan fácil como parece, ya que tenemos un límite de cuarenta segundos para superarlo y además su estructura de ascenso tiende a ser bastante más complicada que la del resto de la montaña, sobre todo en lo referente a saltos precisos. Aunque no pasa nada, si caemos al precipicio o no conseguimos llegar a la cima en el tiempo establecido simplemente nos quedaremos sin bonus pero no perderemos una de nuestras vidas y el nivel se dará como completado. Decir de estos niveles que son bastante importantes a la hora de coger puntos ya que en este juego son fundamentales para obtener vidas extra.



El problema más acuciante en cuanto a la jugabilidad está en los saltos, que son de todo menos precisos y además tienen una mecánica que dificulta bastante las cosas, no me malinterpretéis, saltar es fácil, solo pulsar el botón y el personaje saltara, el problema es cuando debemos ejecutar un salto con desplazamiento, ya que el alcance del mismo vendrá determinado por el impulso que tomemos a la hora de realizarlo, esto sería muy bueno y aumentaría el componente estratégico del juego si no fuera porque hay un serio problema con la detección de colisiones de nuestros protagonistas y los bloques que queremos alcanzar, cosa que nos perjudicara más veces de las que nos beneficiara, así en multitud de ocasiones veréis a Popo o a Nana salta, llegan a traspasan con su cuerpo el borde del bloque al que queremos ascender pero no se mantienen en él, otras veces todo hay que decirlo esto nos ayudara. Pero nos deja con la sensación de que una de las partes fundamentales del juego, el salto está hecho con poca precisión y a veces puede costarnos la partida.


Por otra parte tenemos un modo cooperativo que aporta más diversión al juego ya que siempre es divertido jugarlo con un amigo, aunque prefiero llamarlo modo de dos jugadores ya que la cooperatividad en si no está del todo bien implementada y es que más que cooperar parece más bien una competición entre los dos personajes ya que por ejemplo cuando uno de los personajes ascienda rápidamente el otro si no está al loro y asciende bien corre el peligro de ser engullido por el “scroll” de la pantalla perdiendo una vida, además al llegar a la fase de bonus en la cima de la pantalla solo el primero que llegue a esta tendrá derecho a recorrerla condenando al segundo jugador a esperar a que este termine para empezar el siguiente nivel. Esto no es que quite la diversión al juego pero creo que estaría mejor un modo más cooperativo que aumentaría más la diversión y no me quiero imaginar las peleas que habría entre amigos o hermanos por perder una vida al avanzar el otro más rápido… a mí al menos en otros juegos con ese problema me pasaba con mi hermano….

Los gráficos del juego son muy simples, la montaña ira cambiando dependiendo de la altura, partiremos de una zona verde para pasar a una zona sin vegetación para llegar a zonas nevadas y heladas en las altas alturas, no hay fondos y estos siempre serán de color negro y en la cima de la montaña podemos ver una estrellada noche, los sprites de personajes son pequeños y sencillos aunque no por ello diremos que son malos, todo lo contrario ya que tienen el encanto “pixel” de los juegos de la época. En general el aspecto grafico es muy sencillo aunque correcto para la época y el sistema, eso sí se echa en falta algo más de variedad tanto en los escenarios como en los personajes. Estamos hablando de 1984 y aunque en aquella época se veían cosas mejores hay que tener en cuenta que el sistema bajo el que corría el juego era bastante limitado a parte de ser uno de los primeros juegos del mismo.

Las melodías del juego son muy escasas, tenemos una principal que es bastante pegadiza al más puro estilo de los primeros juegos de NES, esta suena durante la pantalla de presentación y las fases de bonus, y por otra parte tenemos otra melodía que suena durante el desarrollo del juego, esta peca de ser bastante repetitiva.

NES no es un sistema que destaque por este apartado en sus juegos pero muchos de ellos nos han dejado melodías inolvidables, las de Ice Climber no son una de ellas aun así están lejos de molestar o ser estridentes. Los efectos sonoros son los genéricos de los juegos de la primera hornada de NES, y digo genéricos porque en esencia todos parecen que usan el mismo sonido para golpear o saltar. Simples sin alardes pero tampoco los necesitan.


Y aunque parezca mentira un título aparentemente tan inofensivo como este, sufrió la censura de la época y a occidente nos llegó una versión modificada del juego, concretamente se cambió un enemigo por otro, y es que en la versión original japonesa los Topi, vamos… los yetis, eran focas, a Nintendo le surgió la duda en su lanzamiento en occidente de si habría polémica por maltrato animal, siendo focas los enemigos y empezando a concienciarse la sociedad sobre las matanzas de focas en el ártico, podría significar problemas para la compañía, así que decidieron cortar por lo sano y hacer el cambio, que todo sea dicho no afecta en absoluto a la jugabilidad.

Versión occidental
Versión japonesa


Ice Climber no ha tenido secuelas, pero aparte de las conversiones del original que podemos jugar en otras consolas de Nintendo, ya sea las versiones digitales para Wii U y Nintendo 3DS o la versión que salió como parte de la serie NES Classics para Game Boy Advance, conto con versiones para otros sistemas, así Hudson Soft fue la encargada de llevarlo a los ordenadores personales en Japón, en concreto apareció para el NEC PC-88 y también para el Sharp X1 con dos versiones más o menos fieles.

Ice Climber ( NEC PC-88 por Hudson Soft)
Ice Climber ( Sharp X1 por Hudson Soft)

Pero la versión más destacable fue la de la recreativa, y es que Ice Climber apareció con algunos cambios en los salones recreativos, bajo la serie arcade de Nintendo VS y el titulo de VS Ice Climber, esta versión fue más tarde convertida a consola en Japón bajo el formato Nintendo Disk System.

Vs Ice Climber (mueble)
Pantalla de presentación de VS Ice Climber

La versión arcade introduce multitud de cambios, lo primero es que se añaden 24 nuevas montañas a las ya existentes, haremos primero 12 de las 24 disponibles y luego tras una nueva fase de bonus intermedia, haremos las 12 de las 24 restantes y nuevas.
En estas últimas montañas el bicho volador que nos espera al final del nivel no sera el Cóndor, si no una mariposa.
Por otra parte gracias a una plantilla podemos ver las que ya hemos superado o no, estas aparecerán con el sprite de Popo si hemos conseguido terminarlas atrapando al Condor, o con un Topi si solo nos hemos quedado en la fase de bonus.

Un nuevo enemigo hace también su aparición, una abeja con una lanza que atravesará la pantalla horizontalmente. En la versión para Nintendo Disk System desapareció.

El viento hace acto de presencia en algunas pantallas empujando a nuestros protagonistas en diferentes direcciones y dificultando el ascenso, también, en algunos niveles en el modo multijugador aparecerán diversos ítems al romper bloques, al terminar el nivel recompensara con más puntos al que lo haya obtenido.

Elección de fase en VS Ice Climber
El nuevo enemigo de Vs Ice Climber




El abandono de los personajes después de estos primeros juegos fue prácticamente total, y tuvieron que pasar bastantes años hasta verlos de nuevo, aunque no de la manera que esperábamos, y es que Popo y Nana aparecieron de nuevo en GBA pero con el mismo juego, nada de “remakes” o segundas partes, si no que Ice Climber apareció en la portátil de Nintendo dentro de la llamada línea NES Classics que no son más que exactamente el mismo juego de NES en un cartucho para la portátil, también destacar que apareció para esa misma consola en el fracasado formato e-reader.

Versión para GBA
Versión E-Reader para GBA

Por esa época y poco después aparecieron como personaje seleccionable en el Smash Bros Melee de Game Cube, con escenario propio y todo y también se podía jugar al juego en el Animal Crossing del cubo de Nintendo, aunque en esta ocasión el modo de dos jugadores no estaba disponible, poco después hicieron algún que otro cameo en variados juegos, como en el Tetris de la Nintendo DS, para poco después aparecer de nuevo en el Smash Bros Brawl de Wii, siguieron con algunas apariciones menores, como música o algún objeto en algún que otro juego de Nintendo entre ellos los Wario Ware, y por ultimo recientemente podemos disfrutar de desafíos que tienen como trasfondo este juego en el divertido NES Remix de Wii U.

Smash Bros Brawl
NES Remix

Ice Climber es un juego al que hoy en día tantos años después se le ven bien sus defectos, también podemos encontrarnos juegos parecidos y superiores en su ejecución, pero aun así es un juego perfecto para pasar el rato, con un tufo retro realmente encantador. Esperemos que algún día Popo y Nana vuelvan del limbo de los héroes de videojuegos olvidados y protagonicen de nuevo alguna nueva y gélida aventura.





No hay comentarios:

Publicar un comentario